El azufre es un elemento que está siempre presente en el crudo de petróleo y se convierte en el principal contaminante de la industria. Los combustibles (gasolina y diesel) son derivados del petróleo, por lo que también pueden llegar a variar su contenido de azufre (Lo ideal es que estuvieran completamente exentos). Aunque el contenido de azufre no define por completo la calidad del combustible, sí definirá el tamaño de tu huella ecológica y ciertos daños al motor.

Afectaciones al motor

El azufre es un peligro silencioso para el motor y no tiene límites. Los óxidos de azufre reaccionan químicamente con las partículas de agua que están suspendidas en el aire y forman ácido sulfúrico. Este ácido ayuda al desgaste acelerado de las partes con las que tiene contacto; los cojinetes, cilindros y válvulas, lo que causaría la necesidad de mantenimientos prematuros.

Es posible neutralizar este ácido con el aceite del motor, sin embargo, muchas veces traerá consigo el consumo excesivo de aceite. Es muy poco probable que la presencia de azufre en el combustible provoque pérdidas en la potencia.

De igual manera, si el azufre es abundante en el combustible, saldrá por el escape al ambiente y afectará el medio. Este azufre sale en forma de SOx (óxido de azufre) que es un gas incoloro y de olor desagradable. Al estar en el ambiente, tiene la misma reacción que con las partículas de agua y se forma el ácido sulfúrico que a su vez, forman las lluvias ácidas.

¿Cómo son los combustibles en México?

Cuando PEMEX empezó a ofrecer la gasolina Premium, tenía un contenido promedio de azufre de 250 ppm (partes por millón). Gracias a normas, este contenido ha ido disminuyendo poco a poco hasta llegar 30 ppm promedio y máximo 80 ppm y estos son los estándares actuales para la gasolina Magna y Premium de PEMEX. Por otro lado, el Diesel pasó de 500 ppm máximo a 15 ppm. Cuando se hicieron estos cambios, al nombre de los combustibles se les agregó UBA (Ultra Bajo Azufre).

Lamentablemente, en 2015 salió la noticia de que PEMEX no logró abastecer la demanda con productos UBA, tan solo fue el 60.2%. Esto quiere decir que, durante ese año, el 40% de combustible consumido era alto en azufre.

A nivel global, los estándares de PEMEX no son los mejores, pero tampoco los peores. El contenido de azufre en combustibles UBA sigue siendo relativamente alto, por lo que se debe seguir trabajando para mejorar.

Edgar Palacio
Escritor,
amante de la velocidad.