El famoso Volkswagen Transporter, con su motor diésel y su capacidad de carga de más de 1,100 kg es, sin duda alguna, un amigo de confianza de los turbos. La clásica furgoneta de Volkswagen tiene muchas características positivas, entre ellas su costo competitivo y el rendimiento. Un motor pequeño con un turbo y obtienes el tamaño perfecto para una empresa que desea poder transportar sus productos de una manera eficiente.


VOLKSWAGEN COMBI                                                          Cortesía: Archivo de Autos

Salto al pasado

Esta furgoneta ha pasado por muchos nombres, el más popular, sin duda alguna ha sido Combi, muchos también la reconocerán por Bus, pero el más común actualmente es Transporter o Eurovan. La primera generación de la Combi llegó cuando el Holandés Ben Pon se sentó con los británicos en 1947, quienes tenían el mando de la marca alemana tras la segunda guerra mundial y enseñó su bloc de notas donde se encontraba el boceto de un vehículo de transporte como si fuera una caja de zapatos, con una cabina delante y un motor detrás, se basó en un vehículo que se utilizaba para llevar piezas de un lado a otro. Era una plataforma plana con una pequeña cabina y un motor.

En Abril de 1950 ya se construían 10 unidades por día y en verano salían 60 unidades diarias. El primer año se construyeron 8.059 unidades, y para el año siguiente 10.000. También son varios los modelos que se fabrican, así nace el microbús y el modelo Kombi con asientos desmontables. La Transporter se convierte en todo un éxito, a finales de 1951 ya circulaban 20.000 unidades, aunque a marcha lenta, ya que su velocidad máxima era de 90 Km/h.

Es en 1967 cuando aparece el T2,  se trata de un gran vehículo con mas estabilidad y seguridad que posee un flamante motor de 1.6 litros con 47 Cv., las puertas están reforzadas, el chasis lleva en la parte delantera vigas de acero bifurcadas que llegan hasta la parte inferior de la cabina y protegen al conductor en caso de choque frontal.

En 1981 la Transporter T3 monta por primera vez un motor diesel refrigerado por agua, y es en 1982 que aparece el motor de gasolina refrigerado por agua, según Volkswagen el motor de aire tenía una corta vida, no eran económicos para una época presente y no eran del todo ecológicos.

En 1990 Volkswagen presenta la nueva Transporter T4 y es evidente que la gran novedad no ha sido un simple cambio de generación, es en todos los aspectos un vehículo comercial absolutamente diferente a las anteriores generaciones, lleva un motor delantero y la tracción pasa a las ruedas delanteras. Es a partir de 1991 cuando aparecen otras versiones como la Transporter con plataforma, doble cabina, Combi y el lujoso Caravelle.

Actualmente van seis generaciones en las que se ha convertido en lo que conocemos hoy: Una furgoneta de transporte.

Presente de frente

Durante las primeras generaciones, la combi tenía un rendimiento de 7 km por litro y apenas 50 caballos de fuerza. Si se comparan con los actuales, esas especificaciones son pésimas, pero para la época eran bastante aceptables. Los modelos actuales brindan un rendimiento mixto de 13.9 km por litro con 102 caballos de fuerza. Esta mejora gracias a la estrella; el turbo. Con un cuidado correcto, este modelo será capaz de recorrer cientos de miles de kilómetros.

                                                                                                                             VOLKSWAGEN TRANSPORTER                                                            Cortesía: Volkswagen

Desde diseños clásicos hasta usos prácticos es lo que te puede brindar la famosa furgoneta de Volkswagen y su inseparable amigo, el turbo. Gracias a su adaptación al mundo actual y a la experiencia de la marca, se obtiene un gran producto.