Tres cilindros: ¿Una solución?

Desde hace ya unos cuantos años, la industria automotriz se está reinventado y está en busca de ser más amigable con el medio ambiente. Para lograr estos hemos visto varios tipos de soluciones desde coches eléctricos o híbridos hasta modificaciones a los motores convencionales en busca de una mayor eficiencia. Una de las propuestas más curiosas es ocupar tres cilindros en vez de un número par como se hace convencionalmente (4, 6, 8 o hasta 16). Esta propuesta ha tomado bastante fuerza y se ha convertido en una solución en la etapa de transición a la era eléctrica.

¿Por qué 3 y no 5, 7, 9?

La tendencia de la sustentabilidad busca que se ocupe menos combustible, por lo tanto cada vez se hacen motores más pequeños. Por ejemplo, los motores de 8 cilindros pasan a ser de 6, los de 6 a 4, pero ¿Se puede ir más abajo que 4? La realidad es que sí, pero se sufren desventajas por ocupar números impares, al no poder alinear los pistones para que las fuerzas se compensen, el coche vibra con mayor intensidad, es por eso que la disminución del tamaño de los motores se hace en números pares hasta llegar a 4.

tres cilindros ford ecosport

Fuente: Placer vial

Hay que compensar ese cuarto cilindro

En muchas ocasiones, para lograr alcanzar la potencia de un motor de 4 cilindros con uno de tres, se hace uso de un turbo. Con este la potencia mejorará y no sentirá la diferencia. Hoy en día, ciertos coches como Mini Cooper incorporan motores de tres cilindros turbo cargados y son considerados coches muy divertidos por la versatilidad y agilidad que tienen. Al ser coches pequeños con poco peso y una potencia generosa, se logran coches juveniles aptos para la ciudad y más amigables con el ambiente.

Odio a los número impares de la historia

Así como ya se mencionó anteriormente, los motores con número impar de cilindros generan vibraciones debido a que las fuerzas no se pueden compensar por simetría. En un cuatro cilindros, siempre hay un cilindro en ciclo de combustión, aportando fuerza al cigüeñal. En los tres cilindros no, y el tiempo se reparte para disimular la descompensación en la medida de lo posible. Los atmosféricos vibran un poco más que los turboalimentados o van peor aislados, sobre todo en coches económicos. Hasta hace pocos años se les ha perdido el miedo y se han desarrollado soluciones para este problema. Estas vibraciones se pueden llegar a asemejar a motores con problemas en las bujías o que los pistones han perdido ritmo, a la larga, las vibraciones pueden molestar al usuario, aflojar algunos tornillos e incluso causar la fractura de una parte del chasis.

.

Edgar Palacio
Escritor,
amante de la velocidad.